Connect with us

MUNDO

Quién es Álvaro Pulido, el socio colombiano de Alex Saab que fue detenido por el régimen de Maduro en Venezuela acusado de corrupción

Desde el 2021 estaba siendo buscado por el Gobierno de Estados Unidos acusado de “lavado de dinero en relación con un esquema de soborno extranjero.

Desde hace varios años la justicia internacional se encontraba rastreando al empresario colombiano y principal socio de Alex Saab, Álvaro Pulido, pues en las investigaciones está involucrado en asuntos de corrupción en las diferentes esferas, además de ser cómplice de todos los crímenes de lo que es acusado, el testaferro del régimen de Nicolás Maduro.

De acuerdo con la información entregada por CNN, el sujeto fue capturado en Venezuela por las acusaciones que lo relacionan con la trama de corrupción y desfalco en Pdvsa, la empresa estatal de Petróleos del país caribeño. Además, en el caso de Estados Unidos está acusado de “lavado de dinero en relación con un esquema de soborno extranjero”, incluso, desde el 2019 las autoridades del país norteamericano estaban ofreciendo una recompensa de US $10 millones por información que pudiera conducir al arresto y/o condena de Pulido.

Pese a que el colombiano, también es ficha clave en todos los delitos de los que se le acusa a Saab no se habla mucho de él, ya que durante varios años pudo confundir a las autoridades sobre su identidad real, por eso aquí le contamos un poco más del sujeto de 59 años que hoy está tras las rejas de la cárcel del país vecino.

La razón por la que su perfil inicialmente paso desapercibido es porque el sujeto usaba identidades falsas, incluso, se habla de que su verdadero nombre es Germán Enrique Rubio Salas. Además, que desde el 2000 comenzó a estar en la lupa de las autoridades colombianas, pues fue detenido en Bogotá, porque lo señalaran como el responsable de enviar 17 kilos de heroína a Europa, pero rápidamente se valió del cambio de identidad para movilizarse en territorio colombiano y otros países del mundo.

Posteriormente, volvió a salir su nombre en las investigaciones de las autoridades internacionales, pues a la par con Saab es acusado de hacer contratos por alimentos en los que inflaron costos de alimentos y medicamentos para así enriquecerse a costa de la vida de otros en Venezuela.

Además, que se encontró que ambos, también, comparten la responsabilidad de la pérdida de 1.500 millones de dólares por transacciones relacionadas con la venta del crudo venezolano:

“La trama de corrupción en la estatal petrolera implica que, bajo la excusa de las sanciones, se vendieron cargamentos de petróleo a través de intermediarios sin cumplir con los procedimientos pertinentes, por lo que se entregaron los cargamentos sin que se produjeran cancelaciones. Las ventas se mantuvieron registradas como cuentas por cobrar, y superan los 20.000 millones de dólares”, se lee en un documento al que tuvo acceso el portal Armando.info.
En total, las autoridades calculan que las cifras que movió Pulido y compañía desde Venezuela ascienden los 1,6 billones de dólares. Además, que el dinero que se movió desde o hacia Estados Unidos se estimó en cerca de 180 millones de dólares.

Por otro lado, medios venezolanos han mencionado que Pulido puede, incluso, haber movido mucho más dinero y habría delinquido por más tiempo que Alex Saab, ya que al aparecer tras la captura de su socio, este habría continuado apoyando los negocios del régimen, por lo que no es muy claro los motivos por los que en Venezuela le dieron orden de captura y hasta el momento no han salido versiones oficiales de los hechos.

“Pulido continuó no solo las operaciones millonarias ligadas al despacho de alimentos para el régimen de Nicolás Maduro, sino que añadió a su portafolio la comercialización de millones de barriles de petróleo venezolano mediante decenas de compañías de fachada que, en algunos casos, todavía adeudan millones de dólares a la estatal PDVSA y que, en otros, maquillaron a su favor las cifras reales de crudo transportado a puertos asiáticos”, puntualizó el portal Armando.

Continue Reading